dibujando manos

Dibujar tus propias manos es un buen ejercicio de práctica para el dibujo artístico. Es un ejercicio complejo porque tiene muchas articulaciones, pero precisamente eso lo convierte en una estupenda manera de practicar.
Puedes empezar probando con una posición sencilla, plana y sin complicaciones. No te olvides de que la mano es un "todo" compuesto de muchas partes, así que tienes que relacionarlas, los tamaños y posiciones de cada una de ellas,  para que el resultado sea proporcionado. 
Recuerda que el dedo "gordo" está en un plano diferente del resto, por muy plana que pongas la mano, y recuerda también que todo el conjunto parte del mismo sitio: los huesos de la muñeca.
Yo recomiendo practicar con un bolígrafo negro. Así no puedes borrar y cada intento permanece, y eso te ayuda a encontrar tus fallos y corregirlos. 
Si te aburres o no se te ocurre nada que dibujar, aprovecha e intenta dibujar tu mano.